Un padre cubano con sus dos hijas pequeñas logró llegar a Estados Unidos tras cruzar el peligroso estrecho de la Florida con mar embravecido.

“Acabo de llegar a Cayos Marquesas con mi mujer y con mis dos hijas y la gente dice, pero la travesía no es nada fácil. Si lo tuviera que hacer otra vez no lo vuelvo hacer por mis hijas. Muy riesgoso, en el Golfo de México hay unas olas en el medio del Golfo, en el Estrecho de la Florida de metro y pico dos metros, que yo pensaba que no llegaba aquí con mis hijas” dijo el hombre tras llegar a Estados Unidos.


“Yo no le digo a nadie que no lo haga, pero deben tener cojones para hacerlo y venir bien preparado porque esto no es cosa de juego y menos cuando se sale con estas niñas” continuó diciendo.

“La gente les dice ‘balseros’, pero como deben llamarlos es ‘cojonús’, porque hay que tener cojones para brincar el Estrecho de la Florida” insistió.

La desesperación en Cuba lleva a muchos cubanos a hacer la peligrosa travesía en ocasiones de manera irresponsable como este padre que puso en riesgo la vida de sus dos hijas.

En lo que va de año fiscal las autoridades en Estados Unidos han interceptado a más de 3700 cubanos y otras más de 140 mil han entrado por la frontera.