Cubanas venden el pelo ante la necesidad económica en la Isla/Imágenes tomadas de revolico.com

Se ha disparado durante los últimos años la venta de pelo en Cuba entre las mujeres, a causa de las dificultades económicas que atraviesan las personas dentro de la Isla, así lo dio a conocer el periodista Ernesto Pérez Chang en un reporte para CubaNet.


En 2014 una vecina le propuso a Surelys que le vendiera su pelo, al principio ella pensó se trataba de una broma, pero lo cierto es que le pagó 350 dólares, por «su moño lacio y rubio de unos 40 centímetros de largo», reveló el reportero.

«Después fue que me enteré que hay cantidad de gente que se dedica a eso, que se van hasta Oriente y se meten por todos esos montes a comprar moños de pelo», relata Surelys, quien ha vendido el cabello en dos ocasiones, ante la necesidad económica.

«Ojalá el pelo creciera más rápido porque me haría rica pero es imposible. No soy Rapunzel. En realidad nadie puede vivir de eso porque el pelo tarda años en volver a crecer es algo que te saca de un momento de apuro, como me pasó a mí que andaba como loca con el refrigerador roto, la última vez que vendí fue en diciembre: me pagaron 500 por un moño de 36 centímetros pero eso es raro, normalmente por pelo castaño y lacio lo que pagan ahora, creo, son 200 o 300 pesos (dólares) cuanto más…», explica la cubana.

En el sitio web Revolico, han aparecido ofertas de venta de pelo natural, prueba de ellos son múltiples fotos.


Según Brian, peluquero que se dedica al negocio cuenta que «los vendedores» se lo dan en 100 o 150, y él sacar entre 50 y 60 extensiones de cada moño que compra.

«…Hay quienes usan pelo sintético pero se nota a la legua que no es natural, y cuando quieres unas buenas extensiones buscas que el pelo parezca real, mientras más cuidado, más pagan. Aquí yo todos los meses hago más de 20 extensiones, así que a un moño de pelo le saco rápido lo que costó y por supuesto que más, si no, no es negocio», detalla.

«Ahora sería el momento de vender y comprar, porque no hay champú, pero no se puede salir de La Habana, la gente está vendiendo muy barato porque no hay dinero. Lo que hacen es ir para el campo, comprar por 20 o 30 dólares y después venderlo en Miami en 300, pero en Cuba ningún peluquero da más de 150 por un moño», confesó Mirna, una compradora que habló con el periodista de CubaNet.

«Ahora ves toda esa pila de anuncios en Revolico porque la gente anda como loca vendiendo, y supongo que es porque no hay champú, y si empiezan a lavar esos moños con jabón entonces no valdrán ni un kilo prieto cuando los vendan», agregó.

Para Karen, eso no es una opción para ganar dinero, la joven comenta que entre «lo que gastas en champú, en productos para que no se reseque, que no salgan horquetillas, que crezca más rápido, el tiempo que empleas en darle cepillo por las noches, que no se queme con el sol, me imagino que al final la ganancia sea nada», concluyó.