Cubana denuncia colas de 13 horas en la tienda en dólares La Época, en La Habana: «Nos tratan como animales»/Captura de pantalla

Una cubana identificada como Martyh Castillo ha revelado el desgaste que pasan en la Isla, incluso aquellos privilegiados que pueden ir a comprar a las tiendas en moneda libremente convertible (MLC), como es el caso de La Época, que reabrió sus puertas hace algunas semanas.

La isleña que reside en el reparto Bahía, al este de la capital calificó como «una falta de respeto» lo que está pasando en ese comercio en dólares, y denunció les tratan «como animales».


Cubana denuncia colas de 13 horas en la tienda en dólares La Época, en La Habana: «Nos tratan como animales»/Imagen tomada de redes sociales

«Buenas noches grupo, hoy en La Época una falta de respeto grandísima, a las 5:20 am mi papá me marcó en la tienda, ya que yo vivo en el Bahía, y se supone que antes de las 5:00 am no se puede estar en la calle, ni hay transporte. Pues en La Época a las 5:00 am recogieron el carné y dieron turno a 80 personas», contó Castillo.

La habanera dijo no entender de dónde salen todas esas personas, si antes de las 5:00 am nadie puede estar transitando la vía pública, y confesó quienes viven en los alrededores de la tienda alquilan la escalera de su casa, y los portales para que la gente espere.

Martyh explicó logró llegar a La Época a las 5:50 am, y salió de ahí a las 6:15 pm, alegando una lentitud excesiva en la cola de más de doce horas.

«…Entraban a diez personas por hora, pudiendo dejar entrar a más personas, hasta que el se les reveló y fue que agilizaron la cola. Nos tratan como si fuéramos animales, a pesar de que tenemos que buscar como locos a quién comprarle los dólares, también tenemos que aguantar estos maltratos y abusos», lamentó.


«¿Es necesario estar 13 horas afuera de una tienda para comprar artículos tan básicos que pudiera haberlos en cualquier lugar y más asequibles para toda la población? La verdad es que es una falta de respeto y lo más triste es que todos nos podemos quejar, pero al fin y al cabo todos tendremos que volver a pasar horas y horas en una tienda MLC para conseguir estos artículos», añadió.