Prensa local cubana confirmó este domingo que la aerolínea Cubana de Aviación aún trabaja para restablecer su flota aérea, pero «continúa presentando dificultades que impiden cubrir todos sus destinos», con lo cual solo mantendrá sus vuelos entre La Habana y los otros cuatros destinos nacionales.

Los vuelos Habana- Gerona-Habana seguirán con su doble frecuencia semanal. Mientras que los itinerarios Habana-Holguín-Habana y Habana-Santiago de Cuba-Habana, siguen con una frecuencia diaria, con excepción de los días sábados.

De igual forma los viajes Habana-Baracoa-Habana continuarán con su frecuencia diaria, con excepción de los días martes.

Ya desde el pasado mes de junio Cubana había cancelado los viajes a Camagüey, Moa, Manzanillo, Bayamo y Guantánamo.


Este domingo la compañía aérea, que se encuentra pasando por una crisis de recursos, dejó saber que se reabrirán las oficinas comerciales para la venta de pasajes de acuerdo a disponibilidad.

«Los pasajeros que tengan boleto comprado hasta el 30 de octubre de 2018 y por ajustes de capacidad o cancelación de vuelos no pudieran efectuar su viaje, se procederá al reembolso total sin penalidad del boleto aéreo en todas las oficinas de ventas», indicó la compañía, que desde meses antes del accidente se había visto obligada a devoluciones y a cambiar pasajes de avión por viajes en autobús.

Añadió que «informará a la población oportunamente sobre posibles restablecimientos de vuelos y rutas».