Este domingo el designado gobernante cubano Miguel Díaz-Canel concluyó su visita oficial a China, y a punto de cumplirse el 60 aniversario de las relaciones de La Habana con Pekín, ambos países han firmado siete acuerdos que consolidan los vínculos económicos, informa Diario Las Américas.


Cuba y China rubricaron memorandos de entendimiento en materia de comercio, energías renovables, turismo, tecnología y cooperación en el marco de la iniciativa de la Franja y la nueva Ruta de la Seda.

Esta última se trata de un megaproyecto chino de integración comercial con corredores terrestres y trayectos marítimos comerciales entre Asia, Europa Oriental, África y América Latina y Caribe.

Con esta iniciativa, el gigante asiático diversifica rutas y socios comerciales, reduciendo su dependencia de la salida por el Pacífico, donde la presencia de aliados de EEUU es muy fuerte.

El acuerdo estaría enfocado en aumentar la capacidad productiva en proyectos priorizados de colaboración, y otro otorga un crédito chino para adquirir equipos de construcción para la energía renovable, y el turismo.


Además otro de los convenios firmados busca suministrar maquinarias para incrementar la producción de cultivos varios en la provincia de Guantánamo, e instalar fábricas de conservas de frutas y vegetales en la Isla.

Miguel Díaz-Canel partió en la noche junto a la delegación cubana a Vietnam, para posteriormente cerrar su gira el día 12 en Laos.