Foto: Cuba en Miami/Victor Lopez

El régimen cubano no solo abrirá las fronteras de la Isla el próximo 15 de noviembre, sino que también permitirá la movilidad de los turistas por el territorio nacional, ya sea para participar en excursiones o en otras actividades, dio a conocer María del Carmen Orellana, viceministra primera de Turismo, recoge Diario de Cuba.

La funcionaria se encuentra en Rusia, encabezando la delegación cubana en la 27 edición de la Feria Internacional de Turismo Leisure, donde han dejado claro que el país caribeño es un «destino seguro», el eslogan del castrismo para captar divisas extranjeras.


Según Orellana, «podrán abrirse otras excursiones, no solo las que se venden en Varadero y Cayo Coco, y poco a poco seguiremos flexibilizando las medidas e incrementando las acciones turísticas».

«Decidimos recibir a los turistas por lo que significa para que la economía nacional pueda avanzar, y el anuncio se hizo ahora para que los turoperadores se preparen y puedan iniciar sus ventas», agregó.

«El turismo avanzará sin abandonar los protocolos sanitarios y epidemiológicos establecidos para todas las instalaciones, y se mantendrán los servicios médicos durante 24 horas, con un seguimiento de los viajeros», sostuvo.

Sin embargo, reportes de la prensa independiente han revelado que a los turistas rusos se les permite estar en los hoteles de los Cayos sin nasobuco, y hace algunos meses atrás los trabajadores de esas instalaciones estaban aterrados de contagiarse y llevar el Covid-19 a sus familiares.


Aunque las autoridades de Salud Pública nunca lo han reconocido, es altamente probable que hayan sido los turistas rusos los que introdujeron en Cuba las cepas Beta y Delta de Covid-19, consideradas más letales y contagiosas.