El informe de Freedom House 2018, constata que los valores democráticos se están debilitando a nivel mundial; y subraya que cuestiones como las elecciones libres y justas, así como libertad de prensa, empeoraron en los últimos 12 años.


Este año para no variar la organización considera a Cuba como un país no libre; su presidente, Michael Abramowitz detalla las razones:

“Bajo nuestros puntajes, Cuba es siempre un país no libre, y francamente no vemos ninguna mejoría en el tema de los derechos humanos y la democracia. Estamos muy preocupados por eso”.

La Isla comunista quedó en el lugar 186, de una lista de 210 países.

“En Estados Unidos a menudo la conversación se orienta en si debemos tener relaciones o no; y la embajada, esas son conversaciones importantes que debemos tener, pero es realmente relevante que EEUU defienda los derechos humanos en Cuba, y se convierta en una agenda importante”, señaló Abramowitz.


Venezuela descendió de parcialmente libre, a no libre, y su calificación en derechos políticos disminuyó.

El presidente de Freedom House, expresa que la situación en Venezuela también es altamente preocupante.

“Estamos profundamente preocupados por la situación en Venezuela, obviamente, es uno de esos países que se ha deteriorado mucho en nuestros puntajes, en los últimos diez años, realmente primero bajo Chávez, y luego bajo Maduro, se movió a un país que era una democracia estable en América Latina a lo que ahora es, una dictadura”, dijo el representante de la organización.

El reporte de Freedom House informa que la democracia se encuentra bajo amenaza a nivel mundial.