Autoridades locales informaron el miércoles, que cuatro venezolanos murieron al naufragar en el bote en el que intentaban llegar a la Isla de Curazao, luego de que el país suramericano adoptara una prohibición de viaje y comercio con el territorio vecino, según Reuters.


Un familiar de uno de los pasajeros a bordo, que tuvo la suerte de sobrevivir el accidente, dijo que el bote zarpó de la costa occidental de Venezuela pero se partió varios kilómetros antes de llegar a Curazao.

Según el sobreviviente que pidió anonimato: “Les llegó una ola inmensa y partió la lancha en dos. De paso que tenía exceso de pasajeros”.

Muchos han emigrado de Venezuela en los últimos años, cuando los gobiernos corruptos asfixian a los pueblos, al pueblo no le queda otra que huir, porque ni siquiera comida tienen para protestar en las calles.

Como de Cuba han salido balsas durante años, para tocar suelo estadounidense, que aún derogada la política pies secos-pies mojados, los antillanos siguen arriesgando sus vidas, con el sobrenombre que les pusieron de balseros cubanos, hoy también hay balseros venezolanos, como evidencia para el mundo, que el socialismo del Siglo XXI no existe, y que la izquierda no es la panacea que hace ver, sino el infierno.


Los venezolanos afectados por la crisis económica y social en su país, viajan rutinariamente a la próspera Curazao en busca de trabajo o productos básicos que no tienen en su tierra, por la recesión.

El autócrata venezolano, Nicolás Maduro, la pasada semana, ordenó suspender el intercambio aéreo y marítimo con las islas de Curazao, Bonaire y Aruba.

Reginald Huggins, de la policía de Curazao dijo a la prensa local: “Tenemos oficialmente dos damas y dos caballeros, en total son cuatro personas que encontramos en la mañana por la playa”.

“No fue un crimen, en el sentido que no fueron asesinados, eso está excluido de la investigación”, acotó.

El viaje de las víctimas venía siendo planificado desde hace 3 meses, el costo del pasaje era de 100 dólares, comentaron algunos allegados de las personas que se trasladaban en el peñero que partió desde San José de la Costa.

En un principio tenían establecido que viajarían 45 personas, sin embargo unos 10 se arrepintieron, señalaron fuentes.

(Con información de lapatilla)