Cuatro horas de cola en servicentro en La Habana (Imágenes tomadas de redes sociales/ Sarah Marsh)

Chóferes de autos estatales y privados sufren las afectaciones de la crisis energética en La Habana, situación definida por el Gobierno cubano como «coyuntural», pero que sin embargo no parece tener solución a corto plazo, según declaraciones del designado gobernante Miguel Díaz-Canel, y del ministro de Economía Alejandro Gil, reporta CubaNet.


La poca disponibilidad de combustible ha paralizado prácticamente el país en una semana, y carros del gobierno y particulares se ven forzados a hacer largas colas para comprar diésel o gasolina.

Sarah Marsh, corresponsal de Reuters en la capital cubana reportó ayer martes una cola de cuatro horas para comprar combustible en el CUPET de Galerías Paseo, frente al malecón habanero.

«La cola de cuatro horas hoy en una estación de servicio en La Habana debido a una grave escasez de combustible en Cuba», tuiteó la reportera.


Según Marsh la situación se repetía temprano este miércoles, a la espera de la llegada del combustible al servicentro, porque actualmente no hay suministro.

«Muchas otras estaciones de servicio en La Habana simplemente están cerradas ante la escasez de combustible», escribió la periodista en Twitter hace algunas horas.

Desde fines de la semana pasada el régimen adoptó serias medidas, con las que redujo grandemente los viajes entre las provincias del país, ya sea en trenes, ómnibus, o a través de recorridos marítimos.

La crisis del transporte urbano dentro de La Habana, y dentro de otras localidades del país también se ha acentuado.

Aunque Díaz-Canel ha indicado que no se trata de un nuevo Período Especial, también ha dejado claro que Cuba no volverá a la normalidad a corto plazo.