Foto: Víctor López

Un anuncio en la cuenta oficial de Facebook el Hotel Nacional de Cuba que ofrecerá una cena «para ocasiones románticas» con un valor de 3,200 pesos (CUP) por pareja en el Restaurante Comedor de Aguiar de dicho hotel en la zona del Vedado en La Habana ha provocado críticas.


En la promoción hecha en sus redes sociales publican la carta con el menú que ofertan para la especial ocasión que dice:

Panecillos de nuestro horno y mantequilla

Entrantes:

 Pétalos de Jamón Ibérico en espejos de aceite de oliva y gotas de crema balsámica.

 Nido de gambas del Caribe acompañado con salsa de piña.


Como plato principal dos opciones:

Langosta grillé bañada con salsa de almendras y ron cubano.

T-Bone steak a la brasa con guarnición de papas asadas al Romero.

Para el postre pueden escoger:

Copa Suprema de helados mixtos sobre frutas del trópico.

Mousse de sabores.

Entre las bebidas que ofertan en el menú:

Coctel de Bienvenida, una copa de Cava, dos bebidas nacionales y café.

Muchos internautas han manifestado su desacuerdo ante el alto costo de la cena en el que muchas parejas cubanas después del ordenamiento monetario establecido por el gobierno donde el salario mínimo solo alcanza la cifra de 2,100 pesos mensuales que puede llegar incluso a menos, no podrán acceder a ningún tipo de celebración de cenas como la anunciada por dicho hotel.

 «Se pasaron. El salario de un trabajador profesional. Y lo que falta. Es buena la oferta para el turista no al extremo con los cubanos. Es Hotel Nacional de Cuba. ¿Qué significa Cuba? ¿Qué significa Nacional? Acaso así podremos adquirir bienestar en nuestra propia nación”, “El salario completo de un médico y otros trabajadores. El doble de la pensión de un jubilado después de 25 años de trabajo. Eso es muy triste y difícil de entender. Una pareja de trabajadores realmente no podría», fueron comentarios de cubanos descontentos en redes sociales.

En otra ocasión meses atrás una usuaria también comentó en relación al alza de los precios en los servicios:

«Eso era sabido, que iba a ser así y seguro la calidad no es la de antes, y las personas están locas de contentas por la reapertura de los servicios gastronómicos, es ir a correr riesgo de enfermarse y pagarlo bien caro el riesgo».