Menores de edad en Cuba

La televisión estatal usó imágenes de menores de edad, que dicen ser culpables de sabotajes a centros y comercios estatales en Guantánamo, a cambio de dólares estadounidenses provenientes del exilio, informa Diario de Cuba.


Los adolescentes identificados como Dioni Omar Revé Quiala y Brailon Lionatan Frómeta Limonta, de 17 y 16 años respectivamente, aseguraron a través de un vídeo que se transmitió en el Noticiero, haber recibido 40 USD de parte de una mujer llamada Yamila Betancourt García, que los contactó a través de Facebook, para que apedrearan los comercios y los centros en esa provincia.

La abogada cubana Laritza Diversent, quien dirige Cubalex, criticó duramente la publicación de las imágenes de interrogatorios, exponiendo a menores de edad. A su juicio el régimen viola “las garantías del debido proceso” divulgando este tipo de materiales en televisión nacional.

Diversent explicó que de acuerdo al derecho internacional, estos son niños “expuestos en la televisión, vestidos de presos y auto inculpándose, sin abogado que les recomiende si deben responder o no a las preguntas que le hace un interrogador que nunca sale en esas imágenes”.

“¿Cuántas presiones o técnicas de torturas tuvieron que soportar para llevarlos a ese punto? ¿Dónde está la Fiscalía, principal órgano garante de la niñez y su obligación de proteger por encima de cualquier cosa el interés superior del niño?”, cuestionó la jurista.


Para Diversent, “no es casualidad que todos esos niños sean afrodescendientes”, lo que considera “es solo una agravante de estas violaciones, son los perfiles raciales y la mayor expresión del racismo institucionalizado”, puntualizó.

El régimen de La Habana tiene a periodistas trabajando a diario para atacar y desprestigiar cualquier intento real de sublevación popular, desde que se dieron en noviembre pasado los sucesos de San Isidro, que acapararon la atención de millones de cubanos dentro de la Isla y en el exterior,  hartos de un sistema que solo es eficiente reproduciendo la miseria y la opresión.