Crispación en La Habana por el exceso de multas debido a supuestas «violaciones» de las medidas sanitarias/Imagen de archivo

Al alza el número de multas impuestas por las autoridades en La Habana, según la prensa estatal solo en la jornada del lunes pasado se impusieron 1.062 multas, de ellas 625 bajo el Decreto 14 de 2020, en lo que va de septiembre se han impuesto un total de 9.295 multas por supuestamente violar las restricciones por el Covid-19, de las cuales se han cobrado 4.174, y 385 se han duplicado, informa Martí Noticias.


Residentes de los municipios de Centro Habana y San Miguel del Padrón, aseguran que esta situación ha creado un significativo estado de crispación, por considerarse arbitrarias e injustas.

El periódico oficialista Tribuna de La Habana, ofreció las estadísticas en relación también de los procesos judiciales vinculados a las nuevas regulaciones, y se han presentado hasta ahora 989 causas, 985 juicios, 80 «relacionados con el incumplimiento de las medidas de distanciamiento e higiénico-sanitarias». Dada la situación se han sancionado a 1.092 cubanos.

Las autoridades están acusando a los habaneros principalmente de delitos como desacato, desobediencia y actividad económica ilícita, además de la ya conocida causa «propagación de epidemias».

Una sindicalista independiente de Centro Habana, Mercedes Benítez, contó que a su hijo lo multaron con 30 pesos, por bajarse el nasobuco para fumar en una zona donde no había personas a su alrededor.


«Tuvo suerte, pues le dijeron que por ser la primera vez le imponían esa cantidad», agregó.

Dos de sus vecinas también recibieron multas de un monto bastante alto, reconoció Benítez, que explica que el gobierno debe saber que el desabastecimiento no es culpa de la población, en referencia a las llamadas «indisciplinas sociales» por las colas que tienen que hacer las personas para conseguir alimentos y artículos de higiene.

La multa de 2.000 pesos a una de sus vecinas fue porque salió a botar la basura a la calle, frente a su vivienda, y se le olvidó usar mascarilla, en el área no había nadie, detalló Benítez.

A la otra persona que conoce «la multaron con 3.000 pesos por tener la música puesta en su casa», algo inconcebible.

Por su parte, desde San Miguel del Padrón, la activista Eralidis Frómeta, indica que están multando a tantas personas «por gusto». Ya varios de los afectados han asegurado no las pagarán por considerarlas injustas.

La policía impuso a un conocido una multa de 2.000 pesos por fumar, apartado de la gente, y respetando todas las reglas de distancia física.

«Tanto policías, inspectores estatales y al personal que trabaja en los policlínicos» de San Miguel del Padrón tienen «talonarios para aplicar multas», reveló Frómeta.