Corea del Norte parece no querer retroceder y en menos de una semana probo un segundo misil de largo alcance que según ellos puede alcanzar las costas de Estados Unidos.


Corea del Sur, que calificó el lanzamiento de «imprudente e irresponsable», dijo que el misil voló a unos 500 kilómetros de una zona cerca de Pukchang, en el oeste de Corea del Norte.

El ministro japonés de Defensa, Tomomi Inada, dijo que el misil golpeó el agua a unos 350 kilómetros de la costa este de Corea del Norte. Dijo que el misil no superó los 1.000 kilómetros (620 millas), según datos preliminares.

La prueba del domingo se produce pocos días después de que la Marina de los Estados Unidos dijera que el portaaviones USS Ronald Reagan pronto estaría fuera de la Península Coreana, donde actualmente opera el portaaviones USS Carl Vinson