Hace pocos días intentaba conectarme en un parque de Santo Suárez en La Habana, donde decían que ya ETECSA había puesto la señal WiFi. Después de mucho preguntar la gente solo me respondía que sí había señal, pero que la daba un muchacho sentado en uno de los extremos de aquel lugar.


En el Parque Morón de Ciego de Ávila, también me pasó algo similar. Eran cerca de las 9 de la noche y fui a conectarme, estaba bastante lenta la conexión por cierto, al tal punto que consumí todo el saldo y casi no pude descargar toda la información que necesitaba. Al preguntar, entre las personas, si existía tan siquiera algún revendedor de tarjetas temporales de navegación por allí, la respuesta fue siempre la misma: “Tarjetas de navegación aquí no venden, a no ser que sea en ETECSA antes de las 5 de la tarde. Si quieres conectarte ve con el muchacho aquel que tiene la laptop con el cable. Le das 1 CUC y puedes tener conexión hasta que se te acabe la batería del teléfono si quieres”.

Este mecanismo no es nuevo en Cuba. A pesar de la reciente rebaja tarifaria para las cuentas Nauta de navegación, en las zonas WiFi de Cuba, siempre hay una persona que ofrece mejor servicio instalando el ConnectifyHotspot, un programa que permite robar la señal WiFi en un ordenador para dar conexión a otros usuarios desde una sola cuenta. Al anclarte a ese usuario del Connectiufy puedes disfrutar por el mismo precio de más horas de navegación de las que ofrece ETECSA, aunque eso sí, con el correspondiente riesgo de un posible robo de cuenta.

Hace poco menos de un mes, el Ministerio del Interior de Cuba, dio a conocer la noticia de la desarticulación en Villa Clara de 2 cadenas delictivas formadas por 9 personas en su mayoría de menos de 25 años, que sustraían efectivo de las cuentas de Internet y correos Nauta.

Estos ciberladrones vendían las horas de navegación robadas a precios inferiores. Una vez detenidos, los autores confesaron el delito y le fueron confiscados los medios técnicos que usaban para realizar el robo de efectivo en las zonas WiFi.


Los cubanos, en su mayoría aún no tienen una percepción real de la importancia de la seguridad informática para proteger sus datos personales e información privilegiada.

Cuba graduó un ejército de cibernéticos e informáticos en la UCI que por años han estado subutilizados. Muchos de ellos ahora, si no han sido contratados en el exterior están aplicando todos sus saberes en función de burlar la seguridad de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba, que tanto daño ha hecho al bolsillo del consumidor cubano.

Y es que el servicio de navegación que ofrece ETECSA es uno de los más caros del mundo, extremadamente lento y con numerosas interferencias, sobre todo el que se ofrece desde las zonas WiFi. Más de una persona se ha conectado a las señales piratas, que tienen un nombre muy parecido al de WIFI_ETECSA. Entonces, como la señal oficial es tan mala, los usuarios que ingenuamente se conectan creen que es un error de la conexión tal y como pasa sucede muchas veces con la señal oficial.

En momentos en los que en el mundo entero se habla de comercio electrónico, Computación en la Nube, teletrabajo, acceso a redes 4G, todavía en Cuba se habla de temas tan primarios como la seguridad en una red WiFi, que es de por sí una de las redes más inseguras para navegar. Piratear la configuración de un dispositivo WiFi, puede hacerse en solo segundos, hackeando la clave del identificador del dispositivo WiFi.

Ciertamente, muchos años de desarrollo informático, separan a Cuba del resto del mundo y la Isla apenas empieza a colonizar el ciberespacio. La única compañía que presta servicios de telecomunicaciones en Cuba tendrá que invertir mucho más en la adquisición de mejores equipamientos tecnológicos para ofrecer seguridad informática a los cubanos. El país también necesita de manera urgente, enriquecer la información a nivel de los medios para fortalecer la alfabetización tecnológica de los usuarios cubanos, muchos de los cuales apenas conocían lo que es Google.

El contrato de cuentas de acceso Nauta establece en su artículo número 10 que “ETECSA queda exonerada de responsabilidad civil por la pérdida de datos, ni por el actuar de terceros y la ejecución de programas malignos”.

Si ETECSA continúa de brazos cruzados, dentro de poco Cuba será uno de los países más peligrosos para navegar en la Red de redes.