Condenada a 1 año de cárcel en un juicio sumario, una cubana menor de edad, que padece de epilepsia/Imagen tomada de redes sociales

Katty Martin, otra cubana menor de edad detenida en una cárcel del régimen, por haberse manifestado pacíficamente el pasado 11 de julio, cuando estallaron las protestas en la Isla.

La jovencita tiene apenas 17 años e incluso es epiléptica, denunció la activista Anamely Ramos en sus redes sociales, tras obtener la información del perfil de Daniela Rojo.


Martin está presa en la cárcel de mujeres del Guatao, condenada a un año de privación de libertad, tras un juicio sumario realizado el 20 de julio.

«Katty es una chica muy valiente, «la colombiana» le decíamos porque imita el acento colombiano a la perfección y nos hacía reír mucho. Katty solo tiene 17 y le ha tocado vivir una prisión porque no está de acuerdo, porque no se conforma…», indicó Daniela, quien conoce a la joven.

«Su hermana estaba en mi celda, sé que golpearon a Katty, que es hasta epiléptica, ustedes no tienen madre, dense un respetón», añadió.

Este no es un caso exclusivo hay cientos de jóvenes encarcelados a raíz de las protestas, muchos de ellos menores de edad, a los que se les ha privado del derecho a defenderse con un abogado, y han sido sometidos a violaciones y maltratos en las cárceles de la Isla.


Mientras tanto el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia o Unicef, que tiene presencia en Cuba, un organismo internacional, cuya función es proveer ayuda humanitaria para el desarrollo de menores y madres en países en vías de desarrollo, que debería estar denunciando los abusos que han acontecido en el país caribeño, hace silencio y es cómplice del atropello de la dictadura.