Renier González: «precios de las camisetas faltan de respeto al cubano trabajador»/Imágenes tomadas de redes sociales

El popular comentarista deportivo de la Isla Renier González, se mostró indignado en redes sociales ante la noticia de la venta online de camisetas deportivas de la Serie Nacional, por parte del Gobierno cubano.


González quien trabaja para la estatal televisión cubana, y colaboró durante un tiempo con Deportes Telesur, criticó duramente el alto costo de la mercancía, y calificó la iniciativa como una «falta de respeto» al pueblo.

«De las camisas de Béisbol y sus precios prefiero ni hablar. No se juega con ese tipo de cosas y ante la situación que se está viviendo, esos precios le faltan el respeto a los aficionados y al cubano trabajador. No es serio», puntualizó Renier.

Muchos usuarios en redes sociales aplaudieron la crítica del reconocido periodista deportivo, y también se decidieron a comentar sus inquietudes al respecto.


«Ese es el tipo de tuit que espero de una persona líder de opinión de un país. Decir otra cosa es ser cómplice de una actitud nefasta», escribió R’Paz, agradecido con Renier González.

«Bravo!!Realmente la noticia es indignante, irrespeto absoluto al pueblo. He estado siguiéndola al detalle y lo último que posteó ayer el periodista @borisluiscabre1 fue que había contraorden y ya no procedía. Sin dudas los reclamos y críticas fueron más fuertes», comentó Dariana Valdés Amable.

La semana pasada la edición web de Radio Rebelde dio a conocer que la Industria Deportiva BATOS cumplía con uno de los viejos reclamos de la población, que había querido siempre poder adquirir artículos deportivos alegóricos de sus selecciones preferidas.

Por lo que comenzarían a comercializar camisetas online, pero al menos en un «primer momento» las compras solo podrían realizarse «desde el exterior con tarjetas VISA y MASTERCARD», otra idea que ha tenido el régimen, para captar dólares en medio de la pandemia, cuando ha experimentado limitaciones para ingresar divisas extranjeras a sus arcas, ante la baja turística y la caída de las remesas por la crisis del Covid-19.