Colas de un mes para comprar electrodomésticos en Cuba, y hasta 150 CUC por un turno para evitar la larga espera/Imagen de archivo

Detenidos por la policía más de 1.000 personas señaladas como «coleros» en La Habana, los arrestados fueron acusados de crear un negocio ilícito que ha lucrado con el desabastecimiento, y la pandemia de Covid-19, y que se replica por toda la Isla, informa Diario de Cuba.


Los hechos fueron dados a conocer originalmente por el periódico Tribuna de La Habana y el portal oficialista Cubadebate, que divulgó un reportaje de Villa Clara, en el que se reconocía la escasez generalizada en Cuba, a causa de las «reducciones en la producción nacional, limitaciones financieras e ineficiencias en la distribución».

Para Cubadebate, «solo basta llegar a cualquier tienda para reconocer a los coleros: movimientos constantes, dominio absoluto de los productos en existencia e informaciones sobre las próximas ventas».

La prensa estatal añade que «pocos tienen vínculo laboral, algunos compran para revender ellos mismos, otros para surtir a pequeños negocios particulares».

Según el reportaje, hay mujeres «que van a las colas con niños pequeños en los brazos» y «lo que adquieren lo revenden al triple de lo que ha costado».


Las autoridades del régimen los llaman «acaparadores», y revelan que a menudo andan por los portales de las tiendas, para vender los turnos.

Si el turno entre los primeros puestos es para comprar alimentos o productos de aseo, el mismo puede costar de 5 a diez CUC, mientras para comprar electrodomésticos, el costo puede ascender de manera espectacular, y de acuerdo al equipo, el lugar en la cola empieza a costar 50 CUC, y el precio puede incluso llegar a 150 CUC.

En Santa Clara, las personas deben hacer colas durante días, incluso un mes, para poder adquirir un electrodoméstico.