Cocheros de San Cristóbal, en la provincia de Artemisa están en huelga, el pasado jueves en una reunión en la que participaron representantes de los cuentapropistas y funcionarios de la administración municipal, se dio a conocer que debido a las quejas de los pobladores por el mal olor de los desechos de los animales en la calle, ni coches o carretones, ni bicitaxis podrán transitar por las vías internas del pueblo, reporta Radio Martí.

“A ellos le subieron el impuesto, entonces le suben el impuesto y le cambian la ruta del recorrido, y los desvían por otro lado, donde no pueden recoger personal”, explicó una residente en el pueblo, Mirna Domínguez.

Según Domínguez, las tensiones comenzaron en septiembre, cuando el gobierno municipal obligó a los cocheros a moverse por calles alejadas de las vías principales del pueblo, en ese momento ellos expresaron su incomodidad, pero tuvieron que acatar las nuevas normativas.


Ahora los cocheros han abandonado su trabajo, y permanecen en sus viviendas, en una protesta silenciosa contra las nuevas restricciones dictadas por el Consejo de Administración Municipal.

“Los cocheros exactamente dejaron de trabajar, y están en su casa sí”, confirmó José Luis Rodríguez Abreu, quien vive en la localidad.

De acuerdo a la periodista Yolanda Huerga, el paro ha paralizado a un municipio con aproximadamente 71.000 habitantes, donde este medio de transporte es el único para la mayoría de los residentes del poblado.