¿Sería capaz China Taipéi de sorprender y colarse entre los clasificados de la llave B? o ¿Corea y Holanda tienen las armas suficientes para reinar entre los cuatro? Analicemos las expectativas de cada conjunto, para así ver quien luce más robusto previo al difícil reto competitivo del IV Clásico Mundial de Béisbol.

Equipo: HOLANDA

Higthligths: Holanda sorprendió en el segundo Clásico Mundial al eliminar a República Dominicana en primera ronda, y luego en 2013 echaron a Cuba, que exhibió al final la cuota más alta de jonrones con 11. Para esta edición, los tulipanes vienen con una plantilla salpicada de talento, con varios de los que hoy día son jugadores en ascenso dentro de la MLB. De quiénes hablamos: Xander Bogaerts, Andrelton Simmons, Didi Gregorius, Jonathan Schoop y Jurickson Profar, todos de excelente alcance defensivo y calibre de guante de oro.

Wladimir Balentien deberá aportarle poder a la alineación (él bateó 31 jonrones en la Liga Japonesa Profesional la pasada contienda) junto al camarero de los pájaros rojos, Schoop, mientras que Rick Van den Hurk y el ex ligamayorista Jair Jurrjens serían los primeros en treparse a la lomita para abrir partidos. A diferencia de ellos, al menos en la primera ronda no veremos al cerrador de los Dodgers, Kenley Jansen, quien luego podría formar parte importantísima en esta plantilla.


El Reino de Holanda es bien favorito para pasar de la primera ronda, y ya en la segunda, cualquier cosa puede suceder. Ellos tienen un team work envidiable, aunque tendrán que competir contra fieras asiáticas como Japón y Corea.

Equipo: COREA

Higthligths: El poder de Corea es innegable, un dato lo resume gruesamente: Ellos estuvieron casi perfectos (6-1) en el primero Clásico Mundial, aunque perdieron el pase a la finalísima ante Japón. Para las siguientes ediciones, no han vuelto a estar a esa altura, pero su disciplina beisbolera es de respetar. Para esta edición, no contarán con Jung Ho Kang, quien en dos temporadas con los Piratas de Pittsburg ha bateado con categoría para .273, con 36 jonrones y 120 remolcadas. Por problemas de alcoholismo, Kang no reforzará la plantilla que, veteranos como Dae-ho Lee (.349/3-HR/15-CI en tres Clásicos), quien bateó 14 bambinazos y remolcó 49 carreras con los Marineros de Seattle, y Tae Kyun Kim (.359/19-HR/126-CI en la KBO-2016).

Lee, le da el poder suficiente al medio de la alineación, donde Kim, por su paciencia en el plato (lideró la KBO en 2016 con 102 boletos) debería estar en la medular del line up. Ojo, Choi Hyung-Woo no es un desconocido, él fue el campeón de bateo en 2016 (.371, 183 hits en 130 juegos) y comandó en las remolcadas con 136. No obstante, el pitcheo, ese punto determinante en cualquier novena, dará la voz final, y de comportarse a la altura de sus capacidades, no dudemos de que Corea llegue lejos.




Equipo: CHINA TAIPÉI

Higthligths: Los taipeyanos dependerán de dos rostros monticulares: Chien-Ming Wang, veterano de nueve años de experiencia en la Gran Carpa (68-34, 4.36 PCL, con récord de 46-18 lanzando para los Yankees entre 2005 y 2007) y Wei-Yin Chen, un zurdo de 31 años, que tiró la serpentina para los Marlins de Miami en la contienda de 2016, con récord de 5-5 y efectividad de 4.96, aunque registra un promedio de 3.90 en cinco temporadas dentro de las Mayores.

El resto de la nómina de Taipéi, es la incógnita, y tendrá que luchar fuerte. Para comenzar ganando, debutar contra Israel no es una mala opción. Pero, ojo: los Israelitas cuentan con Ike Davis, Sam Fold y Nate Freiman, bateadores que ya han probado lo que es encarar madero en mano a los pitchers más poderosos del planeta en esta época.

No obstante, siendo franco, no pienso que Taipéi de China tenga el calibre completo para pasar entre los dos clasificados del grupo a la segunda ronda.

Equipo: ISRAEL

Higthligths: ¿Israel? Sí. No es familiar, pero se ganó el boleto al Clásico Mundial de Béisbol.

Tres juegos serían un espectacular escenario para el debut de Israel, que tiene como talismanes a tres bateadores de ascendencia judía que han vestido la camisa de los Atléticos de Oakland: Sam Fuld, Nate Friedman, Ike Davis, y Ryan Lavarnway. De ganar apenas en una ocasión, increíblemente ellos serían mejor que España, Panamá, Sudáfrica y Brasil, quienes acumular récor de 0-16 en su historia dentro del torneo.