Cineasta cubano incómodo luego de que el Granma usara una película suya para arremeter contra los coleros/Imágenes tomadas de RTVE y DimeCuba

Un artículo escrito por el periodista oficialista Elson Concepción Pérez, publicado el pasado lunes en el periódico Granma, ha suscitado el rechazo del cineasta cubano Ernesto Daranas, director de la película Conducta, retomada por el comunicador para criminalizar a los «coleros» en la prensa estatal.


Según Diario de Cuba, Daranas empezó comentando que «cada espectador tiene el derecho de hacer suya la película e interpretarla a su manera, por lo que respeta «la apropiación» del periodista.

Sin embargo recuerda que en su filme, hay un aula donde hay una alumna «palestina» del Oriente de Cuba, un hijo de un preso político, «el mejor amigo de Chala (personaje protagónico)».

«Un aula repleta de muchachos que podrían ser hijos de coleros y coleras, o de padres que no tienen dólares para comprar en las nuevas tiendas», precisó el realizador.

Daranas recordó que «con esa aula» intentó «la parábola de una Cuba inclusiva, tolerante y diversa. Mi prioridad fue nuestra autoestima, el recordatorio de lo que realmente somos como cultura y como pueblo, mucho más allá de esos símbolos y consignas entre los que el significado de ‘patria’ se extravía».


«Los coleros no son el verdadero problema. Criminalizarlos no pondrá fin a la escasez, del mismo modo en que televisar solo a los acaparadores deja intacta la raíz de la corrupción que nos agobia», enfatizó.

«Eludir las causas reales de nuestras dificultades y fabricar un enemigo frente a cada problema es parte de un modus operandi agotado, que solo sirve a quienes intentan que apartemos la mirada de los cambios que todos sabemos necesarios», añadió.

«Las crisis son, también, excelentes oportunidades de transformación y crecimiento», expresó Daranas, evidentemente haciendo un llamado a que los que dirigen el país tomen conciencia.

El filme «habla de esa Cuba posible. De esa Cuba compleja que ha sabido plantar cara a la pandemia evidenciando el talento de su pueblo y de su ciencia. Una Cuba con todos y para el bien de todos», agregó.

«Una Cuba en la que cada ciudadano pueda aportar todo lo que su iniciativa y esfuerzo generen, (…) en la que no serían necesarios policías ni militares movilizados para cuidar de una cola», concluyó.