Derrumbe en La Habana. Foto: Cuba en Miami

Cifras divulgadas por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) recientemente, evidencian que la deuda externa de Cuba ha crecido a un ritmo alarmante durante los últimos años, reporta CubaNet.


Entre 2013 y 2016 la deuda externa de la Isla creció de $11,9 mil millones a $18,2 mil millones, lo cual representa un desorbitado aumento del 53 %, detallaba el informe anual de 2018.

Ni siquiera el deshielo entre Washington y La Habana o la exportación de servicios profesionales, pudieron revertir la situación, apunta el portal de noticias sobre Cuba.

Los números que muestra el informe de la ONEI si bien hacen referencia a la deuda actual, no aclaran si incluye la parte actual de las deudas a largo plazo, que se renegociaron en los últimos años con el Club de París, Rusia, Japón y otras naciones a las que el régimen debe dinero.

Durante los dos últimos años el Gobierno cubano no ha publicado los montos actualizados de la deuda, sin embargo el primer secretario del Partido Comunista (PCC), Raúl Castro, y el designado gobernante Miguel Díaz-Canel han abordado el tema en varias oportunidades, de lo que se infiere siguen los retrasos en los pagos.


En la reunión del tercer período ordinario de sesiones de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, que se realizó hace algunas semanas, Díaz-Canel expuso el asunto, y culpó a la administración de Donald Trump de la grave situación financiera de la Mayor de las Antillas.

A juicio del líder comunista, las deudas e impagos de dividendos de Cuba con empresas extranjeras, se deben a situaciones temporales, causadas por las sanciones de Washington y la persecución financiera.