Motonetas en Cuba (Imagen tomada de CubaNet/autor: José Luis León Pérez)

El pasado 11 de octubre fue condenado por el Tribunal Municipal Popular de Santa Clara, un chofer particular de una «motoneta», que una profesora universitaria denunció por causar daños a su propiedad, informa Diario de Cuba.


Alexis Abreu Lara, quien se dedicaba a transportar pasajeros, fue condenado a tres años de privación temporal de libertad, pese a que mostró arrepentimiento y resarció de forma económica a la perjudicada.

El pasado 5 de septiembre el transportista agredió de palabra y hecho a una profesora en Villa Clara, el hombre le arrebató el celular de las manos y golpeó el dispositivo hasta destruirlo totalmente.

El incidente tuvo lugar porque la mujer que lo acusó lo había fotografiado, presumiblemente para denunciarlo ante las autoridades, «ante violaciones» de lo dispuesto en materia de precios y otras regulaciones a los cuentapropistas, tal y como ha alentado el régimen desde hace algunos meses.

El periódico oficial Vanguardia señala que Abreu Lara «al llegar aproximadamente a las 4:00PM» a la piquera existente en la entrada de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas, y dejar allí a los pasajeros, recogió otro grupo de personas con destino a las áreas del centro de estudios situadas por la escuela militar Camilo Cienfuegos.


La mujer le tomó la foto a la motoneta del acusado, y este se dio cuenta, luego de dejar a los pasajeros retornó a las inmediaciones de la universidad, y vio que la profesora se trasladaba en otro vehículo, fue entonces cuando el hombre decidió perseguirla.

Se dirigió de manera exaltada a la mujer, le pidió el teléfono, y al parecer como ella se negó se lo arrebató de las manos.

«Una vez con este en su poder, le exigió que borrara las fotos, lo que repitió constantemente. Al reclamo del móvil por la profesora, Abreu Lara golpeó el teléfono contra el vehículo, y no satisfecho, lo partió por el centro y lo lanzó contra el piso, al tiempo que expresaba ‘que no iba a ser el primero ni el último que rompiera a quien le tomara fotos’ y de inmediato abandonó el lugar», de acuerdo a testimonios en el juicio.

Abreu Lara cumplirá tres años de privación de libertad «en un establecimiento penitenciario del Ministerio del Interior», luego de que el tribunal calificara los hechos como un delito de daños, previsto y sancionado en el artículo 339 apartados 1) y 5) del Código Penal cubano.