La 35 Feria Internacional de la Habana (FIHAV 2017), intenta seducir a los inversionistas, para lograr sacar adelante la estancada economía de la Isla caribeña. Sin embargo, los inversionistas llegan, y se van, porque los negocios no se materializan.


La Comisión Económica para América Latina (CEPAL), ajustó su pronóstico de crecimiento para Cuba, que en este 2017 será de apenas medio punto porcentual.

La economía castrista no sólo está estancada, sino que se prevé no haya muchos avances a la vista.

El analista político, Raúl Martínez dijo a Martí Noticias: “El problema lo tiene Cuba, que no acaba de darse cuenta que el mundo ha cambiado y Cuba tiene que cambiar, no puedes tener inversión extranjera ninguna, si no tienes unas regulaciones fiscales donde el inversionista se atreva a invertir”.

Rodrigo Malmierca, titular de Comercio Exterior, ha sido el encargado de intentar atraer a los inversionistas, y se ha referido a los compromisos de inversión logrados, no a los negocios materializados.


Alfredo Durán, abogado opina: “Los inversionistas van a Cuba, pero una vez que están ahí lo que hacen es turistear, porque se dan cuenta de que allí no hay base ninguna, ni hay garantías para hacer una inversión que sea estable y que tenga futuro”.

De acuerdo al informe de la CEPAL, se espera para este 2017 un déficit fiscal de un 12% del PIB, cifra no registrada desde 1994.

Pero el Gobierno cubano se escuda en el embargo, y la crisis bilateral con Estados Unidos, para justificar su ineficacia económica.

La cartera de inversión de Cuba para 2018, incluye unos 400 proyectos y está orientada a la captación de capitales en sectores como la industria, la agroalimentación, el turismo, el petróleo, la minería, las energías renovables y la biotecnología.

(Con información de Martí Noticias)