Celita Cabrera es una profesora cubanoamericana que no sólo imparte clases de español, cultura general, literatura y gramática, sino que también ofrece su cafecito cubano en clase, y a sus alumnos les encanta.

La maestra lleva más de 30 años dando clases, siempre con su gran entusiasmo y alegría por la vida, no obstante a sus 73 años se prepara para retirarse.

Hace varias décadas Celita salió de Cuba, vivió en Costa Rica, incluso allí durmió hasta en un parque, pero luego tuvo la oportunidad como otros muchos exiliados cubanos de asentarse en Miami, y la aprovechó, en esta ciudad llegó a conducir un autobús escolar, lo que la mantenía cerca de los niños, dijo en conversación con Telemundo 51.

Luego se le abrieron las puertas de la enseñanza, pudo hacer un doctorado, y se ha ganado a lo largo de su carrera, el cariño y la admiración de los estudiantes, padres y colegas de Monsignor Pace High School, en Miami Gardens


Una colega suya habló de Celita como una institución, “ha estado aquí por años, y ha impactado la vida de muchachos, de padres, de adultos, maestros porque siempre nos hace sentir a todos como parte de una familia”, dijo Ana García.

El café que Celita le cuela a sus alumnos sirve como un medio de enseñanza y de cultura, la energía y la sonrisa que la caracteriza es contagiosa, y la hace un ser querido para todos en la escuela.