El canciller cubano Bruno Rodríguez consideró «indignante e inaceptable la referencia de esclavos» hacia el personal médico de la Isla, por parte del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, el titular de Exteriores culpó nuevamente al nuevo Gobierno brasileño de la ruptura del régimen cubano con el programa Más Médicos, informa Diario de Cuba.

En declaraciones a las parcializadas agencias, Prensa Latina y Telesur, Rodríguez expresó:

«Insulta y sorprende que haya llamado a las médicas cubanas —que son hasta el 60% del personal—, mujeres vestidas de blanco, cuyo calificativo se desconoce, además de la imposición de condiciones totalmente inaceptables que violentan los acuerdos firmados entre la Organización Panamericana de la Salud, Brasil y Cuba».

Y aunque calificó como «indignante» la referencia de esclavos hacia los galenos cubanos, no ahondó en las razones.


Puesto que incluso muchos de los médicos que han decidido abandonar las misiones cubanas en el extranjero, han hablado de las condiciones de semiesclavitud en pleno siglo XXI a la que son sometidos.

Según Bruno Rodríguez la decisión de Bolsonaro «tendrá implicaciones dolorosas para millones de familias brasileñas de bajos ingresos».

Apuntó que actualmente en Brasil laboran más de 8.000 médicos cubanos, y añadió que «todos especialistas de reconocido prestigio, competencia, probidad moral y compromiso social y humanitario».

«Están en 2.885 municipios, que no son las ciudades populosas, las playas de Rio de Janeiro o las zonas residenciales de Sao Paulo o Brasilia, sino en el norte semiárido, en los municipios rurales, en particular en los distritos indígenas, donde garantizan la atención a más del 90% de esa población», puntualizó.

Alegó además que el nuevo presidente electo del país sudamericano carece de la «autoridad moral para cuestionar a (el Gobierno de) Cuba en ningún ámbito, ni en el de la cooperación médica internacional, ni en el de los derechos humanos».

Calificó al nuevo Gobierno de Brasil como «apologista de la dictadura militar brasileña, supremacista, unilateralista, racista y xenófobo».

De acuerdo al Ministro de Relaciones Exteriores, a pocas horas de saberse la declaración oficial, la respuesta de los galenos cubanos ha sido «muy favorable».

«Por un lado sienten dolor, pensando en los pacientes que se quedarán sin sus servicios y con quienes establecieron lazos entrañables de cariño, pero al mismo tiempo asumen con todo carácter la decisión que se ha tomado», comentó.

Un reconocido abogado brasileño presentó el sábado ante la Corte Suprema un recurso solicitando un «habeas corpus», para que los más de 8.000 médicos que trabajan actualmente en Brasil puedan permanecer laborando como asilados o con residencia permanente.

(Con información de Diario de Cuba)