Un pequeño agricultor cubano conservó, para alimentar a su familia, unas pocas libras de carne de una vaca de su propiedad que murió al dar a luz.


El gobierno castrista lo acusa ahora de hurto y sacrificio de animales.

(Con información de Martí Noticias)