Un cubano de Miami fue agredido físicamente por un grupo de inmigrantes africanos en las calles de Barcelona.


Jose Bravo, de 51 años, describió la desagradable experiencia cuando un grupo de manteros le golpearon luego de un altercado en un céntrico parque de la ciudad catalana.

Todo comenzó cuando una turista recriminó a los migrantes por no dejar espacio en la acera para que ella pasara con su coche de bebé.

Según Bravo, la mujer estaba siendo golpeada cuando el decidió intervenir. Los inmigrantes le atacaron, «fue un golpe específicamente para matarme», dijo Bravo sobre las heridas en su cabeza.


Luego del incidente Bravo tuvo que ser atendido en el hospital. El asegura que no volverá a Barcelona, que no es lo que pensaba y que España se está convirtiendo en un país del tercer mundo.

Hasta el momento no hay detenidos, y las autoridades aun están investigando los hechos del desafortunado evento.