Buque iraní de suministro de gasolina a Venezuela/Imagen tomada de La Voz

Las estaciones de servicio en Venezuela están vacías, y antes de suministrar a su propio país, a través del primero de los cinco buques iraníes con combustible, Nicolás Maduro envía la gasolina al régimen de La Habana, reseña un editorial del PANAM POST.


Por su parte Diario de Cuba compilando datos de algunos medios de prensa, indica que se presume que el buque iraní Fortune haga un traspaso de combustible al tanquero que retornará a la central provincia de Matanzas para surtir de gasolina a la Isla.

La página de seguimiento e información en tiempo real sobre los movimientos y ubicación de barcos, Marine Traffic, divulgó que el buque Petion, que navega bajo la bandera de Panamá, zarpó el 21 de mayo desde Cuba y atracó la mañana de este lunes en la refinería El Palito en el estado Carabobo, Venezuela.

El designado gobernante cubano Miguel Díaz-Canel celebró con un tuit el domingo la llegada de combustible a Venezuela procedente de Irán; medios estatales de la Isla como el portal Cubadebate también se han hecho eco de la noticia.

El régimen de Caracas «compartirá la gasolina importada» por Irán con su aliado cubano, señaló el diario ABC.


Una nota del medio español que ofrece detalles del movimiento del buque Petion procedente del occidente cubano, dijo que el Gobierno del país caribeño «busca sacar provecho nuevamente con el petróleo de Venezuela, y ahora también con el que le llega al país de parte de Irán».

El Petion partió de Matanzas, una vez que cargue combustible en la nación petrolera retornará a Cuba.

«Venezuela por su parte queda a la espera de otras cuatro embarcaciones iraníes para solucionar una de las tantas crisis que atraviesa», reseña el medio de prensa.

Pese a las sanciones de Washington a Irán y a Venezuela, Teherán está enviando a Caracas 1.530.000 barriles de gasolina y componentes.

Venezuela un país con las reservas petrolíferas más grandes del mundo ha comenzado a importar gasolina en los últimos años para el consumo interno. Actualmente en las estaciones de servicio de ese país, los venezolanos deben hacer colas de 13 a 16 horas para poder cargar combustible.