Bruno Rodríguez tuvo la desfachatez de defender ante la ONU que el régimen «promueve el respeto a los derechos humanos para todos»/Imágenes tomadas de Cubadebate y redes sociales

Bruno Rodríguez Parrilla, canciller del régimen, defendió cínicamente ante el 46 Período de Sesiones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que Cuba continúa avanzando en el fortalecimiento del marco jurídico institucional «para la protección y promoción de todos los derechos humanos para todos, guiados por la nueva Constitución de la República».


El vocero del Gobierno cubano parece olvidar a propósito las imágenes aterradoras que circulan por la red, que han mostrado la más cruda represión en la isla, durante los últimos meses, ante el descontento popular por la situación de hambre y hostigamiento.

Justo ayer lunes 22 de febrero, se difundió a través de las redes, el violento acto de repudio que sufrió una madre activista y sus tres niños en La Habana, por no estar de acuerdo con el régimen.

El mundo fue testigo de como se fomentó y permitió que los simpatizantes castristas invadieran el portal del hogar de la opositora Anyell Cruz, para vandalizar, luego de que durmieran al perro y los niños gritaban al creer que su mascota había muerto.

La desfachatez de Rodríguez Parrilla al hablar de respeto a los derechos humanos es alarmante.


En su discurso el ministro de Exteriores también osó decir que tienen un programa gubernamental puesto en marcha desde noviembre de 2019, para combatir el racismo y la discriminación.

Cuando en las dos últimas semanas ha quedado comprobado que el principal racista y discriminador es el régimen, usando imágenes para la televisión nacional, de menores afrodescendientes vestidos de preso, y auto inculpándose de haber cometido sabotajes tras aceptar dinero del exilio, en un nuevo esfuerzo de la prensa oficialista para difamar a los opositores.

¿Y cómo puede llamársele entonces a los ataques del oficialismo dirigidos a músicos cubanos por cantar Patria y Vida, tema con en el que piden el fin de la dictadura?

La principal forma de discriminación que existe en Cuba es política, y se aplica a todo aquel que ansía un modelo político y económico diferente al que el castrismo ha aplicado en la Mayor de las Antillas durante 62 años.