El vecindario miamense Liberty City vibró particularmente de alegría anoche cuando la cinta Moonlight resultó ganadora de la 89 edición de los premios Oscar, en la categoría Mejor Película.

Moonlight, rodada en esa barriada en el norte de la ciudad de Miami, fue definitivamente proclamada triunfadora luego de que el presentador Warren Beauty anunciara al musical La La Land como vencedor, una desagradable confusión, no tan extraña ya en las premiaciones de concursos.

El director Barry Jenkins y el guionista Tarrell Alvin McCraney crecieron en Liberty City, uno de los vecindarios más pobres y conflictivos de Miami.

Cheryl Mizell, activista en el centro comunitario African Heritage, donde unas 200 personas se reunieron para ver la ceremonia, dijo a la prensa que todo el barrio «formaba parte» de Moonlight y que se sentían «extremadamente orgullosos» del largometraje.
La cinta también ganó el premio a Mejor Guión Adaptado y el de Mejor Actor Secundario para Mahershala Ali.