Baby Lores (Imagen tomada de redes sociales)

El cantante cubano Baby Lores hizo una directa este viernes, en la que denunció la policía política montó un operativo afuera de su casa, donde residen sus familiares en La Habana, a raíz de sus declaraciones ayer jueves en la noche, en el programa de Los Pichy Boys, con el objetivo de intimidarlo.

«Yo estuve muchos años equivocado, con una convicción, una doctrina equivocada, y llegó el momento de decir basta», explicó Lores, quien cuando vivía en la Isla se tatuó el rostro del dictador Fidel Castro en su hombro, aunque se lo quitó hace más de dos años en Miami.


Lores dio a conocer ayer en redes sociales, que lo suspendieron legalmente en Cuba, explicó significa que ya no aparece en la plantilla de la Empresa Musical Cubana «Benny Moré», con la que trabajaba desde hace 15 años.

El artista atribuyó haya sido una represalia del régimen, por declaraciones que ha realizado, por denunciar lo mal hecho en la Isla, «y por abrir los ojos, siempre toman estas medidas que es quitar, que es suspender, que es amenazar», detalló.

Lores estuvo a favor de la campaña «Yo Voto NO», al referendo constitucional del Gobierno cubano, lo que sin lugar a dudas le ha costado la suspensión en Cuba.

Baby Lores también se reunió con el cantante cubano Willy Chirino hace solamente algunas horas, según una publicación suya en Facebook, donde intercambiaron musicalmente al parecer.


«Aquí va a salir algo bueno gracias por la invitación maestro @willychirino», escribió Lores, quien sabe haciendo referencia a una posible colaboración musical en un futuro próximo.