Varias brigadas trabajan desde este viernes en el aseguramiento de las calles del Malecón habanero y de su muro para esperar la llegada del huracán Irma que dejará a su paso inundaciones, reporta EFE.


Asimismo, los negocios que se encuentran en ese lugar así como las oficinas estatales dejaron listas las protecciones para aminorar los daños que pudiera causar este fenómeno natural: destupieron alcantarillas y recogieron las sillas y mesas de los portales.

Por su parte, varias brigadas de la empresa Aguas de La Habana repararon desde horas de la mañana el sistema de alcantarillado y drenaje del Malecón, La Habana Vieja y las zoas del Vedado y Miramar.

El paso de Irma, que se ha debilitado a categoría 4, pudiera afectar sobre todo a las provincias de Holguín y Las Tunas, pasando también el sábado por Camagüey, Ciego de Ávila y Santa Clara.

Aunque la trayectoria no afectará directamente a La Habana, las autoridades y la Defensa Civil pusieron bajo alerta ciclónica a esta provincia, ya que se prevé que deje inundaciones costeras.