Luego del desplome repentino de un edificio de 13 plantas en Miami Beach, Samuel Landis de 46 años resultó herido, informaron las autoridades.


El hombre continúa hospitalizado en estado crítico, y es gerente de la empresa encargada de la demolición de la edificación, Allied Bean Demolition, según Diario Las Américas.

Estaba previsto que el edificio fuese derribado por secciones, acorde al permiso otorgado por la alcaldía municipal.

El equipo de trabajadores realizaba labores en la zona, cuando la edificación “se vino abajo en cuestión de segundos, como si hubiera sido volado con dinamita”, de acuerdo a testigos presenciales.

Más imagenes de la demolición de un edificio que dejo un herido en Miami Beach #miamibeach #demolicion #cubaenmiami


A post shared by Cuba En Miami (@cubaenmiami) on

Un vecino que paseaba con su perro por la acera cuando ocurrió el derrumbe dijo: “Podemos decir que ocurrió un milagro al no tener más heridos ni daños en los edificios colindantes”.

En la popular avenida Collins, donde se encontraba el edificio a la altura de la calle 57, se habrían concentrado un número indeterminado de vecinos de la zona para ser testigos de la “fase inicial del derrumbe por secciones”.

Ana Salgueiro, jefa municipal de Obras señaló a la prensa que la policía confirmó que la empresa demoledora “pidió un permiso para derrumbar el edificio por medio de una explosión pero le fue negado, porque Miami Beach no otorga ese tipo de permiso”.

Ayer lunes estaba marcado sería el primer día de la gestión demoledora bajo el estricto permiso municipal, que autorizaba derrumbar la edificación de manera gradual, para en su lugar realizar una construcción mayor.

El administrador actual del edificio de 13 pisos construido en 1963, era la firma Miami Beach Associates LLC, propiedad del millonario brasileño José Isaac Peres, quien planea construir una edificación de 18 plantas.

Un empleado de Miami Beach Associates LLC declaró bajo condición de anonimato a la prensa que “no hubo colapso, fue derrumbado como tenía que ser”.

Sin embargo, especialistas relacionados con procesos de demolición gradual, dijeron no era normal, esa caída repentina de grandes magnitudes.

La policía continúa investigando los hechos.

(Con información de Diario Las Américas)