villa-jasmine-miami-beach-front-mansion-043


El gobierno federal anunció que una operación contra el lavado de dinero en transacciones secretas, y en efectivo por costosas viviendas en el condado Miami-Dade y en Manhattan, se extenderá a otros mercados inmobiliarios de lujo en Florida, Nueva York, California y Texas.

Los reguladores afirman que la compra de viviendas en efectivo es un imán para el lavado de dinero, ya que los compradores pueden encubrir su identidad en compañías fachada poco transparentes. Funcionarios extranjeros corruptos, narcotraficantes y otros transgresores de la ley han sido sorprendidos invirtiendo dinero sucio en bienes inmobiliarios de Estados Unidos.

Una agencia del Departamento del tesoro de Estados Unidos dijo en enero, que daría una orden temporal a las compañías aseguradoras de títulos para que identifiquen a los verdaderos propietarios de compañías fachada que paguen $1 millón o más en efectivo, por viviendas en Miami-Dade y $3 millones o más por viviendas en Manhattan.

La nueva orden requerirá que las aseguradoras de títulos hagan el mismo tipo de reportes por transacciones de $1 millón o más en los condados Broward y Palm Beach, resaltando el mercado inmobiliario de Florida como un escondite de fondos ilícitos de todo el mundo.


En Nueva York, la orden se aplica a los otros cuatro municipios de la Ciudad de Nueva York (Brooklyn, Queens, el Bronx y Staten Island) por $1.5 millones y más. También se incluyen las transacciones de $2 millones o más en los condados San Diego, Los Angeles, San Francisco, San Mateo y Santa Clara en California, y $500,000 o más en el condado Bexar, Texas, que incluye a San Antonio.

Alrededor de un cuarto de las transacciones reportadas en Miami y Manhattan, involucraron a personas que eran, por su parte, tema de reportes de actividades sospechosas hechos por bancos y otras instituciones financieras, indicando posibles actividades criminales, de acuerdo con FinCen.