Las autoridades de Miami presentaron cargos contra Michael González, quien cuando niño era una de las caras mas conocidas por sus comerciales para Kendall Toyota.

González se declaro inocente ante una corte de los cargos de alterar evidencia y vender drogas pero la jueza ordeno al joven de 17 años, permaneciera en arresto domiciliario con un grillete electrónico hasta el comienzo de su juicio previsto para iniciarse en septiembre.

Michael solo podrá salir de su casa para asistir a clases y cumplir con un trabajo de verano. Su fianza ha sido fijada en cincuenta mil dolares.