Seis presos políticos pertenecientes al movimiento opositor Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) permanecen aislados del resto del penal, además de que las autoridades carcelarias impiden que se comuniquen con sus familiares, a modo de castigo por realizar denuncias sobre las precarias condiciones de las cárceles de la Isla, dio a conocer Zaqueo Báez Guerrero, coordinador de la organización a Radio Martí.

Tres de ellos, Eliecér Góngora Izaguirre, Yosvany Sánchez Valenciano y Raidel Pacheco Santos se encuentran en celdas de castigo, en la prisión provincial de Las Tunas.

A quienes infringen la disciplina carcelaria, el reglamento de los establecimientos penitenciarios en Cuba sanciona con 21 días en celdas de castigo, pero en el caso de los prisioneros políticos, las medidas a tomar podrían ser más fuertes.

Según Báez Guerrero, en el caso de Everegildo Duvergel, luego de realizar varias denuncias desde prisión, las autoridades le prohibieron todo tipo de llamada telefónica.


Al matrimonio de Aimara Nieto Muñoz e Ismael Boris Reñí, le han suspendido las visitas conyugales, por igual motivo, reporta Martí Noticias.

Por otra parte, Nieves Matamoros, miembro de las Damas de Blanco, fue traslada de una cárcel en la capital cubana a Matanzas, para obligarla a estar lejos de su familia.

(Con información de Martí Noticias)