Pablo Beltrán, jefe del ELN  que se encuentra en Cuba, e Iván Duque, presidente colombiano (Imagen de archivo)

En un encuentro con la prensa, tras su reunión con el Presidente de la República Federal de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, el Jefe de Estado colombiano Iván Duque dio a conocer el martes que los planes para el ataque terrorista llevado a cabo por el Ejército de Liberación Nacional en Colombia se hicieron desde La Habana, reporta Martí Noticias.


«Es un acto terrorista y un crimen de lesa humanidad que fue planeado, por meses, con la participación y el conocimiento del Comando Central de esa organización, que tiene y tuvo miembros en la isla de Cuba, y que, además, estuvo desde allá participando activamente en muchas de esas decisiones», denunció el presidente Duque, haciendo referencia al criminal y brutal atentado del pasado 17 de enero en Bogotá, que dejó como saldo 22 fallecidos.

«Nuestro Gobierno, mientras yo sea el Presidente de Colombia, el único protocolo que acepto es que el Gobierno de Cuba entregue a los responsables de ese crimen, para que sean llevados a la justicia», añadió el mandatario.

Sobre una posible negociación dijo «si ellos tienen verdadera voluntad de paz, tienen que empezar, primero, por la liberación de todos los secuestrados y por ponerles fin a todos los actos criminales», en alusión a la guerrilla colombiana de corte izquierdista.

«Los responsables de estos crímenes deleznables y de lesa humanidad tendrán que cumplir las penas proporcionales a las que se han hecho acreedores por ese comportamiento, que no es sino la más grande degradación del ser humano y la peor forma de corrupción», puntualizó.


«Esperamos que esas personas les respondan ante los jueces de Colombia por esos delitos. Eso no es el statu quo; es cumplir con la Constitución y la ley, que es lo que juré el 7 de agosto, cuando tomé posesión de la Presidencia la República», expuso Duque, que recordó que el ELN mientras estuvo negociando con la administración anterior perpetró 432 actos de terrorismo, más de 100 asesinatos y más de 10 secuestros en Colombia.

Los diálogos de paz entre el Gobierno colombiano y los líderes de la guerrilla comenzaron con Juan Manuel Santos como presidente del país suramericano, en febrero de 2017, primero en Ecuador y luego en La Habana a partir de mayo de 2018. Las negociaciones acabaron el 3 de agosto, días antes de la posesión de Duque como presidente.

El actual presidente de Colombia, Iván Duque pidió al régimen cubano entregar a los diez miembros del ELN que integran la mesa de negociaciones, pero la cancillería de Cuba dijo que actuaría «en estricto respeto a los Protocolos del Diálogo de Paz firmados entre el Gobierno y el ELN, incluido el Protocolo en Caso de Ruptura de la Negociación».

Dichos protocolos no tienen ninguna fuerza legal vinculante, de acuerdo al Procurador General de la Nación de Colombia, la Interpol y la Fiscalía General de la Nación han emitido órdenes de captura para los miembros de la guerrilla que se encuentran en la capital cubana, asimismo Duque ha comunicado que existe un tratado de extradición entre Cuba y Colombia.