Neveras vacias en una tienda de Villa Clara (fotos de
Laura Rodríguez Fuentes, tomadas de CubaNet)

En Cuba falta el pan, el huevo, pero el desabastecimiento no se reduce a estos productos, un sinnúmero de alimentos están ausentes en las tiendas recaudadoras de divisas, en Santa Clara según reportaje de la periodista independiente Laura Rodríguez Fuentes, desde finales del pasado año y en los casi primeros 15 días de 2019 «no se encuentran a la venta otros productos cárnicos que no sean la hamburguesa y el picadillo importado».


«Esto es lo que hay y no se sabe cuándo entrará otra cosa», dijo a la reportera de CubaNet un trabajador de una de las tiendas recaudadoras de divisas de la provincia.

Migdalia Ramírez, maestra de primaria, que ha recorrido en vano todas las «shoppings» del centro de Santa Clara, se queja: «ni galletas, ni perro caliente, ni pollo… y cuando sacan el aceite hay que venir corriendo porque se acaba en un santiamén».

Los estantes de los mercados en divisas, así como sus neveras parecen estar de adorno o rotos, están vacíos, de acuerdo a Rodríguez Fuentes que recorrió el establecimiento, una tablilla que anuncia los productos congelados, muestra mercancía no apta para el bolsillo de los nacionales a precios exorbitantes, como el «bacalao especial, a 268 pesos el kilogramo, las rodajas de salmón a 287 o el filete de lenguado a casi 20 CUC la pequeña porción».

Rafael Yanes, otro comprador molesto por la precariedad de mercancías lamenta: «te venden mantequilla, pero no hay pan ni galleta. Tampoco entiendo qué pasó con el pollo y el perro caliente y cómo pueden venderte algo que cuesta todo tu salario mensual».


Según el artículo de CubaNet, el desabastecimiento acentuado en Villa Clara es «alarmante», el mismo comprende a la red de tiendas Caribe, y a los agromercados donde se comercializa carne de cerdo, viandas y hortalizas.

Trabajadores de establecimientos TRD comentaron al medio de prensa que el Gobierno cubano no les ha brindado explicación alguna, sobre la escasez actual, perenne desde hace un mes, lo que han escuchado es que el país caribeño no pagará las embarcaciones con víveres de importación. Cuba tampoco puede pagar la importación de harina, mientras el régimen de La Habana no hace sus pagos en tiempo, la crisis alimentaria empeora, y los cubanos temen estar viviendo el preludio de otro «período especial» como el de los 90 del pasado siglo.