Un asesino convicto que estaba libre bajo supervisión luego de cumplir 26 años por homicidio, en una condena de 40 años, cometió otro asesinato y confesó a las autoridades en el sur de la Florida.


Se trata del asesinato de Erika Verdecia, una madre de 33 años que había sido reportada como desaparecida por sus padres desde el pasado 28 de septiembre.

Según la policía de Sunrise, Eric Pierson, de 54 años, confesó, con gran detalle, haber matado a Verdecia cuyo cuerpo fue encontrado en el canal detrás de la vivienda de Pierson gracias a una pista entregada a la policía por la novia de este.

Verdecia fue vista por su familia por última vez el 24 de septiembre, pero sus padres supieron que estuvo en compañía de Pierson el día 25. Este fue entrevistado por las autoridades en varias ocasiones luego de que diera información contradictoria.

Los investigadores luego descubrieron que Pierson había sido previamente condenado por asesinato en segundo grado por la muerte por estrangulamiento de Kristina Whitaker, de 17 años, en Davie. También fue declarado culpable de intento de asesinato en primer grado en 1985 y cumplió cuatro años de una sentencia de 18 años.

En 2020, Pierson estaba en libertad supervisada y solo cumplía 26 años de su sentencia de 40 años por el asesinato de Whitaker.


“¿Por qué está este asesino en la calle?”, dijo a medios locales Carmen Verdecia, la madre de la víctima. «¿Por qué nos falló el sistema de justicia?»

Durante la investigación, en el auto de Pierson también encontraron sangre.

Según el informe de arresto, cuando la policía volvió a interrogar a Pierson, admitió haber matado a Verdecia apuñalándola dos veces en el cuello y una en cada ojo con un destornillador, pero dijo que fue en defensa propia.

Los investigadores determinaron que Pierson tenía intención de acabar con a vida de la víctima debido a la severidad de la heridas y la diferencia de peso entre ambos, siendo ella mucho más ligera que el.

Los padres de la víctima ahora cuidan de la niña que quedó huérfana. Se desconoce la razón por la cual ambos estaban juntos, ni sus padres saben cómo fue que ambos se conocieron.

Ahora solo piden justicia para su hija así como para las otras víctimas del violento asesino.