El artista y activista cubano Luis Manuel Otero Alcántara denunció en sus redes sociales haber sido golpeado en un establecimiento privado habanero, en la noche del sábado 26 de enero.


Se trata del popular Bar «Mío y Tuyo», negocio de Raúl Guillermo Rodríguez Castro, conocido como El Cangrejo, nieto y guardaespaldas de Raúl Castro.

Otero Alcántara escribió en su página de Facebook, que el domingo en la madrugada, él y unos amigos que habían compartido durante un rato en el Vedado, buscaban otro lugar de «divertimento», cuando se dieron cuenta que después de las 3:00 am, el único establecimiento abierto con fines recreativos, es el bar de El Cangrejo, dueño del 25% de ese negocio.

«Al llegar una cola de carros de lujo adornaba las cuadras vecinas del bar. Cuando nos acercarnos nos miraron de arriba a abajo y nos dijeron que no podíamos entrar porque estaba lleno. De una forma amable le dijimos que eramos jóvenes que queríamos pasar un rato y tomar una cerveza, y categóricamente nos dijeron que estaba cerrado por capacidad», reveló el activista.

«A este intento de diálogo lo acompañó la arrogancia del supuesto jefe de turno y un sin número de blancos extranjeros y cubanos con la apariencia de tener mucho dinero junto sus mujeres, entrando sin problemas ni cuestionamientos», añadió.


El artista decidió preguntar osadamente si nos los dejaban entrar por ser «negros y pobres».

La respuesta fue la esperada: «sí, por ser negro no vas a entrar, esto es capitalismo y hacemos lo que nos da la gana y no pasa nada».

Pero Otero Alcántara no quiso quedarse callado, por lo que llamó a los trabajadores del bar «dictadores de mierda».

«¡Díaz-Canel junto a los Castros son los máximos dictadores, mafiosos y racistas de este país!», agregó.

Su sincera respuesta provocó que los guardias se le abalanzaran, y lo golpearan, sacándolo a la fuerza de la zona.

El disidente decidió ir a la unidad policial de 7ma A y 62, municipio Playa, para denunciar al bar y a la seguridad del local, por «agresión y racismo».

Los policías en la estación, le dieron un certificado por lesiones leves, y le advirtieron no se podría levantar la denuncia, pero cuál es la respuesta ante tanta impunidad de las autoridades en la Isla.

Otero Alcántara lo explica en su perfil de Facebook, en el Bar «Mío y Tuyo» pueden ser «elitistas, racistas y violentos», en dicho centro recreativo se permite la «droga y el alcohol».

«Respuesta a esto es que detrás de todo está El Cangrejo, nieto y jefe de seguridad personal de Raúl Castro», comentó el artista cubano en redes sociales.