Artista cubano: «Son muchos los cubanos hartos de tanta intolerancia, de tantas mentiras…»/Imagen tomada de redes sociales

Yunior García Aguilera, actor y dramaturgo cubano, miembro del 27N envió un aleccionador mensaje a sus represores, en su post en Facebook el artista les advierte, que no dilapiden tanto esfuerzo contra él, porque ya «son muchos los cubanos que están hartos de tanta intolerancia, de tantas mentiras y de tanto odio».


Yunior, como otros jóvenes artistas que fueron a protestar el pasado 27 de noviembre al Ministerio de Cultura (MINCULT), ha sido víctima de la campaña oficialista que busca desacreditarlo y acusarlo de estar pagado por Estados Unidos, cuestión que el dramaturgo holguinero niega.

Cubadebate y La Jiribilla vuelven a hacer uso de la conspiranoia para tramar su inverosímil teoría contra mí. Cinco días…

Publicada por Yunior García Aguilera en Lunes, 1 de febrero de 2021

A propósito de una publicación de la revista cultural La Jiribilla, en la que se le menciona, García Aguilera publicó un post en las redes.

A continuación reproducimos de manera íntegra las declaraciones del escritor:


Cubadebate y La Jiribilla vuelven a hacer uso de la conspiranoia para tramar su inverosímil teoría contra mí. Cinco días en Madrid bastaron para doctorarme en golpes blandos, revoluciones de colores, kung-fu y sabe Dios que otra disciplina propia de un agente 007. El Consejo Nacional de las Artes Escénicas, la institución donde he trabajado casi toda mi vida, se suma a la comparsa y comparte la publicación en su página de Facebook.

¿Qué viene luego? Supongo que en el fondo saben la verdad. La Seguridad del Estado no ha escatimado en gastos, en tiempo o en mandar a sus mejores oficiales para investigarme, persuadirme, aconsejarme, vigilarme. Si son tan buenos en su oficio ya deben tener la certeza de que nadie, absolutamente nadie me dirige desde ningún lugar, de que no soy financiado por el Departamento de Estado norteamericano y de que no colaboro con ningún servicio de inteligencia. ¿Qué buscan entonces? Es obvio: CONFUNDIR. Desmotivar a las personas que siguen mis publicaciones. Intimidar a otros artistas para que se alejen de mí, como si fuera un apestado. Disminuir la solidaridad de mi gremio. Asesinar mi reputación. Obligarme a asumir posturas radicales. Minimizar el alcance de mis obras. Preparar el camino para una censura definitiva sin generar consecuencias. En fin… Todo lo que aparece en el manual «Cómo destruir la imagen de un artista», según Pepito Stalin.

Pero pierden su tiempo. No se trata de mí, señores encargados de mi expediente. No me dediquen tanto esfuerzo. Son muchos los cubanos que están hartos de tanta intolerancia, de tantas mentiras y de tanto odio. Son ustedes mismos, los maquiavélicos que construyen estas infamias desde alguna oficina del Kremlin habanero, los que están mostrando el peor rostro de Cuba. Y el mundo nos mira. De este nuevo artículo de Limia me da pereza comentar. Es un mamotreto ilegible. Llega un punto en que no queda claro si intenta demostrar que todo es parte de un complot alienígena… o si la tierra es plana. A mis entrañables colegas nada les pido. Sé que Virgilio Piñera, desde su tumba, todavía siente miedo.

García Aguilera, egresado del Instituto Superior de Arte (ISA) debía reunirse con el viceministro de Cultura Fernando Rojas el pasado 27 de enero en la sede del Ministerio, sin embargo la policía política le impidió llegar.