La organización de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional (AI) declaró «prisionero de conciencia» al líder del Movimiento Cristiano Liberación (MCL), el médico Eduardo Cardet, y exigió su liberación «inmediata e incondicional», informó Diario de Cuba.

AI lanzó una «acción urgente» a favor de Cardet y pidió enviar cartas a Raúl Castro y al fiscal general, Darío Delgado Cura, urgiéndolos a excarcelar al líder opositor, garantizar las libertades de expresión, reunión y asociación incluso para los disidentes y exigiéndoles que, mientras esté en prisión, el médico no sea torturado o maltratado y tenga acceso regular a familiares y abogados.

La organización, que ha investigado el caso de Cardet, consideró que el médico está preso «solo por el ejercicio pacífico de su derecho a la libertad de expresión».

Según la esposa de Cardet, Yaimaris Vecino, la Fiscalía acusa al opositor de «atentado» por un supuesto ataque a un oficial de la Seguridad del Estado durante el arresto, y pide para él tres años de prisión.

«Todos los testigos que hablaron con Amnistía Internacional se oponen a esta acusación y afirman que Eduardo Cardet fue detenido rápida y violentamente por oficiales vestidos de civil, esposado y golpeado, y no tuvo oportunidad de autodefensa», señaló la organización.


Amnistía Internacional advirtió que durante décadas ha documentado acciones de acoso e intimidación a miembros del MCL. También señaló que el Gobierno cubano suele utilizar figuras contempladas en su Código Penal, como desacato, resistencia y desorden público, «para sofocar las libertades de expresión, reunión y asociación» en la Isla.

Por último, la organización recordó que el régimen mantiene la Isla cerrada al monitoreo de casi todos los organismos internacionales defensores de los derechos humanos.