“La noticia de que la Asamblea Nacional de Cuba ha aprobado una nueva constitución que, entre otras cosas, abre el camino para legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo si queda aprobada por referéndum en los próximos meses, es un gran paso adelante para los derechos de las personas LGBTI en Cuba y el Caribe. Le damos la bienvenida a este avance e instamos al gobierno a apostar por el diálogo con todos los sectores de la sociedad y permitir una pluralidad de voces a medida que realice nuevas reformas”, fueron las declaraciones de la directora para las Américas de Amnistía Internacional (AI), Erika Guevara Rosas, sobre las propuestas de reforma constitucional aprobadas el fin semana en la isla.


No obstante Guevara Rosas prosiguió “sin embargo, durante los primeros 100 días de la presidencia de Díaz-Canel, continuamos recibiendo frecuentemente informes alarmantes de que las autoridades cubanas están arrestando arbitrariamente a personas defensoras de derechos humanos y deteniéndolas por períodos breves”.

La directora de AI mencionó el caso del científico cubano Ariel Ruiz Urquiola, y del preso de conciencia y médico cubano Eduardo Cardet, que cumple condena en una prisión del oriente del país, sin derecho a que sus familiares lo visiten.

Amnistía Internacional insistió en que las autoridades cubanas mantienen una red de control a través de prácticas como el uso arbitrario del derecho penal, y despidos discriminatorios de trabajadores estatales.

Instó a Miguel Díaz-Canel a “desmantelar la maquinaria estatal represiva que continúa eclipsando cualquier otro avance en el cumplimiento de los derechos humanos”.


(Con información de Martí Noticias)