Las pitones han representado una amenaza para los Everglades de Florida desde que la especie invasora se introdujo por primera vez en la zona en los años ochenta. Sin depredadores naturales en el Estado del Sol, las serpientes han subido rápidamente a la cima de la cadena alimentaria.

Ahora, un nuevo estudio realizado por el Servicio Geológico de los EE. UU. (USGS) sugiere que el problema de la pitón podría deslizarse más allá del «río de la hierba» y afectar al resto de la Florida.

Los hallazgos, publicados en la revista Ecology and Evolution, muestran que algunas de las pitones encontradas en los Everglades son, de hecho, híbridas.

«Nos propusimos investigar la pitón birmana en los Everglades para ayudar a proporcionar información a las agencias de gestión y conservación … encontramos que 13 de las 400 serpientes que analizamos tenían porciones de pitón indio dentro de su genoma», dijo Margaret Hunter, genetista del USGS. autora principal del estudio.


A diferencia de la pitón birmana amante de los pantanos, la pitón india prefiere un hábitat alto y más seco. Los expertos temen que esto signifique que las serpientes podrían adaptarse más fácilmente e invadir otras partes, alejándose de los pantanos.

La imagen a continuación detalla los lugares en donde se encontraron pitones india según estudio.

Imagen de FoxNews

«Esto podría permitir que esta población se expanda en entornos más secos, tal vez más al norte o fuera de los Everglades, donde la población está ahora», dijo Hunter a Fox News.

Los científicos consideran que la pitón es la especie invasora más grande de la Florida, lo que ha causado estragos en el ecosistema de los Everglades y ha matado a muchos animales nativos, desde conejos hasta venados e incluso caimanes. Los expertos temen que cualquier expansión de la población de pitones podría llevar a la extinción local de mamíferos nativos en los Everglades.

Se cree que hasta 100.000 pitones se deslizan a través de los humedales del estado, la mayoría de ellos descendientes de animales domésticos liberados ilegalmente en la naturaleza.

El Distrito de Administración del Agua del Sur de la Florida creó el Programa de Eliminación de Pitones el año pasado, contratando a 25 cazadores para matar a los depredadores invasores. El más grande capturado hasta ahora: una enorme serpiente de 18 pies de largo.