Donald Trump a la izquierda, Díaz-Canel y Raúl Castro a la derecha (Imagen de archivo)

Aunque a muchos les puede parecer que al Gobierno estadounidense se le acaban las medidas contra el régimen de La Habana, por su apoyo a la Venezuela del dictador Nicolás Maduro, y las violaciones de derechos humanos que tienen lugar dentro de la propia Isla, John Kavulich, presidente del Consejo Comercial y Económico EEUU-Cuba, dijo a Efe, que la nueva tanda de medidas de Washington contra el Gobierno cubano que entraron en vigor este lunes son una nueva «capa» al pastel de amonestaciones de EEUU contra la Isla, informa Diario de Cuba.


«El apoyo desmedido de Cuba a Maduro en Venezuela demuestra la disposición del régimen a exportar su sistema de represión y abusos contra los derechos humanos, desestabilizando a toda la región», comentó un portavoz del Departamento de Estado de EEUU.

No obstante la fuente no quiso comentar las «deliberaciones o potenciales deliberaciones» vinculadas con el proceso para incluir a Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo, que elabora EEUU, de la que el país caribeño salió durante el deshielo bajo la era de Barack Obama, en 2015.

Con las nuevas sanciones, el Gobierno de Donald Trump prohíbe al resto del mundo vender al régimen cubano artículos que contengan un 10% de tecnología estadounidense.

De igual modo solo podrán venderse a la Isla aquellas infraestructuras de telecomunicaciones que faciliten el «libre» flujo de informaciones entre los cubanos.


Asimismo EEUU prohíbe a compañías y ciudadanos norteamericanos comprar «artículos de promoción» del sistema político cubano, con excepción de que los mismos provengan del sector privado.

En el mismo orden, a partir de ahora, el Gobierno estadounidense establece que ni el Ejecutivo ni el Partido Comunista de Cuba (PCC) pueden beneficiarse de las donaciones de material científico, cultural y educativo destinado a «apoyar al pueblo cubano».

Para arrojar luz sobre lo que puede avecinarse, Kavulich dejó claro que «cualquiera que piense que la Administración Trump ha agotado sus opciones» con Cuba «es peligrosamente ignorante».