A raíz de un encuentro que tuvo lugar el martes, entre funcionarios de la cancillería y la opositora y activista cubana Rosa María Payá, que lidera la campaña Cuba Decide, EEUU hizo un llamado al Gobierno cubano a garantizar que el nuevo proyecto constitucional, que debe aprobarse en febrero de 2019, respete los derechos humanos de los ciudadanos cubanos, recoge Martí Noticias.

«El gobierno de #Cuba debe escuchar los llamados de su pueblo que pide una constitución que anime la participación cívica y que proteja los #DerechosHumanos», escribió en Twitter, Kimberly Breier, la Secretaria Adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado.

Breier también tuiteó sobre la reunión de altos funcionarios con Payá, en la que escucharon sobre la «valiente labor de los líderes de la sociedad civil cubana que demandan mayores libertades democráticas».

Por su parte la disidente cubana escribió en la misma red social que se sentía «honrada», por el encuentro donde se propusieron vías para que las democracias en América Latina puedan ayudar al pueblo de Cuba «en su camino pacífico hacia la transición democrática y la prosperidad».

Luego Rosa María Payá consideró que EEUU está teniendo una postura más firme en cuanto a los derechos humanos en Cuba.

En entrevista con Radio Martí, la opositora cubana señaló que en los últimos tiempos la cancillería estadounidense «ha mostrado una actitud mucho más resoluta en cuanto a apoyar los derechos humanos en Cuba, condenar las violaciones y la represión que sufren los opositores» en la Isla.

Según la coordinadora del proyecto Cuba Decide, hay mayor compromiso de Estados Unidos para continuar defendiendo la causa de los derechos humanos, y para apoyar de manera concreta a los cubanos, y darles una voz.