Alexis Valdés regresa a la televisión en Miami

El humorista cubano Alexis Valdés volvió a las redes sociales para criticar duramente los actos de repudio que organiza la dictadura cubana contra los que se oponen al regimen.

Alexis recibió algunas críticas tras un texto suyo publicado ayer y decidió volver a dejar claro su posición.

A continuación el texto íntegro escrito por Alexis Valdés.

Y deben entender, porque la experiencia sirve para aprender, que es una actitud falsa y que no es de corazón. Que es oportunismo. Porque muchos MUCHOS de los que un día fueron a esos actos de repudio, hoy están en Miami, o en españa, o en Italia o en cualquier parte de la diáspora. Es decir se fueron. Es decir no creían en eso que gritaban.

Y decía Einstein que “locura es esperar nuevos resultados, aplicando los mismos métodos” es decir hermano que me respondes airado y ofendido con viejas consignas, que no puedes esperar que tu país mejore haciendo lo mismo que tantas veces no funcionó. Y si ya lo sabes y lo haces, quien traiciona a tu país eres tú. Y más que eso, te traicionas a ti mismo.

Yo no te pido que seas proamericano o proruso o prochino, pero quizás sería hermoso que de tu mismo corazón te nazca ser procubano.

Hacer lo mejor para tu país y tu gente. Fuera de consignas y doble moral y ventajistas oportunistas.

Yo mismo podría callar y me sería más ventajoso. Hace 16 años que el gobierno de Cuba me prohíbe entrar a mi país. A mi propio país. Un derecho universal. Un agravio a los derechos humanos. Me dirás que es por el bloqueo? Que es por la política estadounidense? Me vas a volver a lanzar curva cuando te la estoy tirando recta? Hasta cuando hermano?

Tú sabes bien que la razón es que digo lo que siento, con honestidad, con el corazón, no con viejas consignas. Que digo lo que siento que es mejor para mi país, para todos los cubanos, estén donde estén y piensen cómo piensen. Y cuando hago esto, lo hago con respeto, con honor y decencia.

Y creo que eso deben hacer todos los cubanos, dialogar con respeto honor y decencia. Desde todas las ideas y posiciones. Sin tanto grito y consigna. Sin conga. No es el tiempo de la conga. Lo que nos jugamos no es un partido de béisbol, es un país.

Entonces, cubano que me respondes airado y con consignas ( que tú mismo ya no te crees) coño hermano o hermana, “date un respetón” como dicen en la calle, saca lo mejor de ti, ponte los pantalones de valiente y expresa lo que siente tu corazón ( o al menos respeta al que tiene el valor de hacerlo) y ayuda a construir un mejor país.
Con todos como quería Martí.