La costa este de Estados Unidos está sufriendo por las bajas temperaturas y la tormenta invernal que lleva dos días azotando la región.

Se espera que el aire frío y los fuertes vientos hagan descender la temperatura a niveles récord, desde el Atlántico medio a Nueva Inglaterra. Las estimaciones indican que el clima helado se prolongará durante todo el fin de semana.

Al menos 17 personas han muerto a causa de la tormenta que tiene paralizado varios estados del país.