Foto Local 10 News

Los agricultores del sur de la Florida, temerosos de sus medios de vida, llevaron sus tractores al Trump National Doral el sábado, con la esperanza de atraer la atención del presidente.


Los agricultores se sienten excluidos del nuevo acuerdo comercial con Canadá y México.

Dijeron que el acuerdo excluye las protecciones para los cultivadores de hortalizas del sur de la Florida que alimentan a la nación durante el invierno, permitiendo que los productos más baratos de México se viertan en el mercado en una competencia directa.

Le piden al presidente Donald Trump un acuerdo que sea de comercio justo, no de libre comercio.

«Esos productos requieren mucha mano de obra y nuestra mano de obra nos cuesta de 10 a 15 veces lo que cuesta la mano de obra mexicana, y ese es uno de los principales problemas que están ocurriendo», dijo Paul Dimare de Dimare Fresh.


El nuevo acuerdo comercial brinda a los agricultores de los Estados Unidos un mayor acceso al mercado de productos lácteos de Canadá. Pero mantiene un proceso de resolución de disputas del TLCAN que Estados Unidos quiso desechar y ofrece protección a Canadá si Trump sigue adelante con los planes para imponer aranceles a automóviles, camiones y autopartes importados en los Estados Unidos.

Los agricultores escribieron a la administración Trump sobre el problema estacional; los funcionarios dijeron que entendían las preocupaciones, pero que no podían hacer nada.

Los senadores de Florida, Marco Rubio y Bill Nelson, junto con el representante Carlos Curbelo en la Cámara de Representantes, han introducido una legislación para abordarlo. Dicen que los ajustes crearían un campo de juego nivelado para los productores del condado de Miami-Dade.