Agoniza en una prisión de la Isla, enfermo de cáncer, ex funcionario del régimen cubano. Miguel Álvarez Sánchez junto a Alarcón/Imagen tomada de Diario de Cuba

Agoniza en una prisión cubana, Miguel Álvarez Sánchez, quien fuera durante alrededor de dos décadas secretario del expresidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) de Cuba, Ricardo Alarcón, informó su hijo Noel Álvarez en redes sociales, reporta Diario de Cuba.


Álvarez Sánchez enfrenta una sentencia por espionaje, y de acuerdo a su hijo, residente en México, su padre padece un cáncer en etapa terminal. Sin embargo, pese a su delicado estado de salud, el régimen no le permite ni recibir una llamada telefónica.

Según su hijo, el ex funcionario fue trasladado «hace un par de meses…desde la prisión de Guanajay, donde estaba cumpliendo su condena, a la Sala de presos del Hospital Nacional, porque su condición, producto de la metástasis, ha ido empeorando».

Mi padre está muriendo en Cuba en este momento. Hace 8 años lo detuvieron y lo acusaron de espionaje en un oscuro…

Posted by Noel Alvarez on Wednesday, September 30, 2020

Los tres hijos de Álvarez Sánchez viven actualmente en México, y debido al cierre de fronteras no pueden viajar a la Isla, por lo que han pedido a las autoridades le permita comunicarse con su padre vía telefónica, para de alguna manera poder «despedirse».


«Hemos dicho además que esa llamada podemos hacerla nosotros para que no le cueste a Cuba ni un centavo y, como siempre, el silencio por respuesta», agregó.

Noel Álvarez explicó que ellos se han «portado bien». No han ofrecido entrevistas, pese al interés que podrían suscitar el tema para la prensa.

«No hemos hecho nada que pueda afectar la imagen de la revolución, pero a la ‘revolución’ eso le ha importado poco», aclaró.

«(…) Nuestras cartas, sabemos que han llegado a los más altos niveles. Siempre y en todos los casos, sin respuesta. ¿Dónde está el humanismo de la revolución?», cuestiona.

«Mi padre está mal, puede morir en cualquier momento. Va a morir completamente solo, nadie cercano, de la familia que está allá, va a poder acompañarlo, va a morir sin haber podido hablar con sus hijos, solo porque alguien, no sé quién!!!!, no tomó la decisión….No sé que otra cosa hacer, que hacer público este tema y aguantarme de expresar la cantidad de adjetivos y calificativos que tengo ganas de escribir. Es una muy oscura página en la historia de los procesos jurídicos dentro de la revolución, pero como dice el refrán, la mentira puede recorrer mil años, la verdad la alcanza en un día.
Gracias a todos ustedes por el apoyo y a los buenos amigos, por la cercanía!!!!!», concluyó.

Álvarez Sánchez fue detenido en 2012, acusado de espionaje, en un turbio proceso judicial llevado a cabo por los militares. Nunca hubo una prueba sobre la acusación, para una sentencia de 30 años.

Su esposa, madre de los hermanos de Noel Álvarez, también fue condenada a 15 años de privación de libertad.